Construye tu propia aventura

 DIFERENTES FINALES para UN MISMO RELATO

 

Especialización en Asesoramiento Educacional

 Taller: Proyectos de intervención vinculados al asesoramiento institucional a docentes y directivos de los distintos niveles educativos

De cuarto a sexto

De cuarto a sexto 

 La escuela está corriendo una suerte de invasión de “proyectos innovadores”. Uno de ellos es el programa para niños discapacitados o con “problemas de aprendizaje”, impulsado por el Ministerio de Educación provincial. Se trata de derivar a los alumnos deficitarios a un “centro de estudios” cuyo teléfono ya está en manos de los directores de las escuelas.

 Una de mis compañeras ya armó una lista de 15 alumnos para derivar. Matías es candidato del programa. Matías tiene 11 años y cursa cuarto grado. Matías es el pibe que robó la bici. Actualmente la mamá lo acompaña durante la jornada. Si ella no está, no hay quien lo controle, pega, se escapa. Siempre beneficiario de sanciones, reducciones horarias y suspensiones. Matías era puro bardo, hasta llegó a amenazar a una de las maestras.

 Se me ocurrió una posibilidad algo descabellada pero se lo propuse a la directora y aceptó. “Graciela quisiera pasar a Mati a sexto grado. Es el último intento. Conmigo tiene buena onda. Probemos si en otro espacio, con sus antiguos compañeros podemos relanzar algo. Le contamos a Matías la idea y, además, aprovechamos para decirle que se acabó eso de que su vieja lo acompañe todo el día. Yo estaba muy ansioso, percibía que transitaba por un doble plano: el de maestro y el de investigador.

 Mati llega a sexto. Yo había preparado para él una serie de actividades correspondientes a cuarto. Lo dejo trabajando y comienzo a desarrollar el tema planificado: fracciones. 

Fuente: Duschatzky, Silvia (2008). Cap. 10. Maestros errantes. nuevas formas subjetivas de habitar la escuela contemporánea. pg 173-174. En Tiramonti y otros. La escuela media en debate. Manantial/FLACSO, Bs As.

Final 1

Fueron pasando los días, las semanas y “el Matías de las sanciones, reducciones horarias y suspensiones dejó de venir a clases. En su lugar comenzó a ocupar su silla “otro Matías” el cual pareciera estar a gusto con sus antiguos compañeros y el acompañamiento del Maestro, el cual le devolvió el deseo de ser, con la simple y profunda decisión de reconocer su singularidad de persona, apelando al potencial que todo sujeto tiene.

¿Y pudo aprender los contenidos de 4.to grado? 

Aún no, pero sí está aprendiendo a sentirse parte de un  grupo- clase,  sin la moderación de su mamá, asistiendo 4 semanas sin faltar un solo día a clase “ ni comprar suspensiones”. En definitiva, nada más ni nada menos que está aprendiendo a convivir como uno más en la escuela. 

Final 2

En un primer momento Matías comienza actuar el mismo lugar signado hasta ese momento “el niño problema”, al comenzar a revincularse con sus antiguos compañeros se suma a la actividad planificada por la docente para el sexto grado.  Esto fue posible gracias al trabajo colaborativo que el grupo de pares tuvo con Matías explicándole y enseñándole las fracciones que comenzaban a trabajar ellos. Para ello uno de sus compañeros utilizó la hoja de un cuaderno para dibujar una pizza y explicar así las fracciones. 

 

Visualizando este cambio en el clima áulico y en particular en Matías la docente decide revisar su metodología de enseñanza comenzando a trabajar con material concreto para todos y retomando saberes previos de los otros alumnos para así trabajar contenidos no adquiridos por Matías. 

Final 3

Matías tiene un referente, el docente de sexto grado, quien desea trabajar con él y acompañarlo durante su trayectoria escolar. Este vinculo contribuyó a que el niño pueda revincularse con su grupo de pares de 6to grado, sintiéndose parte del mismo, sin la presencia de su mamá en el grado. El docente pudo reconocer y valorar su historia, sus necesidades y sus potencialidades. Ante un conflicto se pensó en intervenir desde la palabra , dialogando con sus pares, generando gradualmente un clima de contención y de cuidado. El docente continuó realizando adecuaciones del contenido, entrelazando la buena enseñanza

Final 4

Luego de un tiempo, Matías comenzó a molestar a sus compañeros y note que había sido un cambio muy abrupto para él y que estaba dentro del aula pero no involucrado en la tarea grupal. Entonces se me ocurrió consultarle si quería un momento para que se sienta mejor, para que se tranquilice, dentro o fuera del aula. Por lo que Matías pidió ir hasta el baño y luego regresar. Al ingresar al aula creí más apropiado llevar adelante una dinámica diferente: todos sentados en ronda, en el centro del salón nos pusimos a charlar. Propuse que piensen en aquellas cosas que les gustan, que les hacen bien, proponiendo algunas ideas comunes que necesitamos para estar bien en el aula. Así entre todos le dimos la bienvenida a Matias y fuimos anotando o que acordamos en un afiche que dejamos pegado en la pared. Todos juntos y en clima de trabajo nos pusimos a pensar en las fracciones.

Apenas vi la nueva realidad del aula, tomé conciencia que no era la misma para la que había planificado mi clase de fracciones.

Decidí cambiar. Le dije a Mati, que dejara de hacer la tarea que le había dado.

Íbamos a hacer otra cosa, todos íbamos a hacer otra cosa.

Les propuse hablar de cine, la idea era llegar a la película “La era del hielo”, apenas llegamos allí, comencé a trabajar  el sustantivo colectivo “manada”, desde la significación del diccionario y desde la significación de la película.

Entonces, concluimos que nosotros los sexto, tan diversos y tan distintos somos una “manada”. A partir de allí, tomamos la noción de entero y puedo comenzar a desarrollar los contenidos de fracciones para todos, incluido Mati, a la hora de la ejercitación la de él se corresponde con la profundidad de cuarto. 

Final 5

Final 6

Para el final de esta historia pensamos en una propuesta que contenga lo vivencial, experiencial y concreto. No solamente pensar en Matías, si no también poder pensar en una actividad grupal para el tema fracciones que incluya a Matías e incluya al grupo. Pensamos en desarrollar el tema a través de una clase de cocina, por ejemplo: la elaboración de una torta o una pizza, que desde  un  mayor nivel de concreción sirva para la comprensión de todo el alumnado. 

Final Original

Pregunto al grupo qué sabían sobre el tema y observo que Matías me mira tímidamente y comienza a balbucear alguna cosa sobre las fracciones. Lo invito a contar lo que sabía.

 De forma sorprendente y prolijamente comienza definir de qué se trata. Los pibes no salían de su asombro.

 A partir de allí, me largo a incorporarlo al grupo para que trabaje las actividades de sexto. Otra sorpresa, el pibe las resuelve y además, recibe un excelente.

 La escolta del grado no puede con algunos ejercicios, se acerca a Matías y le pregunta cómo lo hizo. Él accede a ayudarla.