práctica dialogar con los hijos es una tarea que se consigue desde que ellos son muy pequeños. Hay padres que, con la mejor de las intenciones, procuran crear un clima de diálogo con sus hijos e intentan verbalizar absolutamente todo. Esta actitud fácilmente puede llevar a los padres a convertirse en interrogadores o en sermoneadores, o en ambas cosas. De este modo, no estarán en el buen camino hacia el diálogo familiar. Escuchar, muchas veces, es la vía más recomendable