Aprender técnicas de estudio y perfeccionarlas con el tiempo y la práctica permite, no sólo retener numerosos conocimientos, sino también saber utilizarlos y emplearlos en cada ocasión.