Templar: Moderar, entibiar o suavizar la fuerza de algo. O al genio o enojo de una persona