Los discursos políticos y su impacto en la sociedad

Lo más fundamental a la hora de las elecciones es, de una manera u otra, agradarle a la gente que va a votar. En los discursos políticos se debe usar un tipo de lenguaje que atraiga a la gente del país. Todas las cosas que se digan durante un discurso político, así como el tono de voz y el lenguaje usado, son lo que puede llegar a marcar una victoria o una derrota electoral.

            Es por esto que los candidatos a la presidencia de todos los tiempos le han dado tanta importancia a sus discursos, pues de esto depende ganar la elección del país y vencer a los demás candidatos. Es bien sabido que el lenguaje usado comúnmente en estos discursos es un lenguaje de persuasión, pues se necesita convencer a la audiencia. Se necesitan emitir palabras que conmuevan a los oyentes, que los hagan creer en la persona a la que escuchan.

              Ya dentro del poder, se siguen emitiendo discursos con la misma calidad de lenguaje para transmitir mensajes importantes a una nación. La habilidad del político para hablar frente a una nación entera dice prácticamente todo sobre el potencial que tiene para asumir el poder.

                En esta revista vamos a comentar algunos de los discursos políticos más recordados en la historia, analizaremos que los hizo tan exitosos y cuál fue el impacto que tuvieron en la sociedad de su tiempo.

 

Mateo Márquez

Sandra Silveyra

Josue Quezada

Jessica Sarmiento

1LB

El discurso político y su impacto

JFK y el discurso que le dio identidad a los estadounidenses

Por: Sandra J. Silveyra Hernández

 

 El 20 de enero de 1961, día en que tomó poder de la presidencia , Kennedy pronunció uno de los grandes discursos de la política del Siglo XX. Con una duración de 14 minutos, es el más corto de la historia de los Estados Unidos. Kennedy había sido el primer presidente elegido gracias al éxito de su campaña televisiva, y en la víspera de la ceremonia se reunió con los directivos de la Cadena CBS para preparar hasta el último detalle. Se preocupó especialmente de que durante la retransmisión el realizador enfocara un primer plano de su rostro justo cuando pronunciara las frases más contundentes del discurso: “no preguntes lo que tu país puede hacer por ti…” y “la antorcha ha sido pasada”.

 A pesar de estar a varios grados bajo cero y a la nevada que había caído la víspera, Kennedy afrontó su discurso sin abrigo. Todo estaba listo para el personaje.

 

Este fue el discurso con el que JFK se ganó la aprobación y simpatía de la gran mayoría de las personas de su país y con el que, tal vez sin proponerselo, le dio una especie de identidad al pueblo estadounidense. La frase "No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, preguntate lo que tú puedes hacer por tu país" quedó como una marca en lo profundo de los corazones de los norteamericanos, frase que hasta hoy se recuerda y que sigue llenándoles de orgullo y patriotismo.

 Con esto Kennedy demostró el impacto que un buen discurso puede llegar a tener, no sólo se queda en proporcionar aceptación a un político, sino que puede llegar, incluso, a quedarse en la psicología de todo un pueblo.

"El gobierno para el pueblo"- Abraham Lincoln

Por: Mateo Márquez

 

Un discurso muy recordado es aquel que emitió Abraham Lincoln el 19 de Noviembre de 1863. El entonces presidente norteamericano habló de la guerra por la que estaba pasando su país, invitó a la unidad nacional y recordó a los que dieron su vida para que pudieran vivir en una tierra de libertades. Uno de los fragmentos más famosos de ese discurso dice así: "

 

"que de estos muertos a los que honramos tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron la última medida colmada de celo. Que resolvamos aquí firmemente que estos muertos no habrán dado su vida en vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra”

 

Con estas palabras, Lincoln redefinió la guerra como un nuevo nacimiento hacia la libertad de Norteamérica.

Su influencia ha sido tan grande, no sólo en los Estados Unidos, sino también en muchas partes del mundo, que la fórmula del "gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" para definir la democracia ha sido adoptada incluso en la Constitución de la Quinta República Francesa.

Carlos S. Menem

 

Por: Josue Quezada 

 

 El discurso inaugural de Menem ante el Congreso, pronunciado el 8 de julio de 1989, contiene un esquema argumental similar al de la mayoría de los presidentes en estas circunstancias: se recibe una herencia pesada, son necesarios grandes sacrificios, que conducirán a un futuro promisorio; a la Tierra Prometida, como podría haber dicho Menem. 

Algunos analistas sostienen que, el discurso ante el Congreso, encierra un tono casi evangélico, el mismo que Menem usó durante la campaña electoral. Porque es pecadora, la Argentina necesita ser redimida. Recordemos que el eje de los discursos del '89 fue La esperanza; entonces, el Presidente, ordena al muerto resucitar. 
Respecto al tono evangélico utilizado, vemos pertinente comentar que, la palabra evangélico, remite a las Iglesias Evangelistas y nos da la idea de un pastor: ministro éste afecto al show, más pendiente de la forma que del fondo. Sin embargo, Menem, extrae citas, poesías y frases de la tradición católica, lo que le otorga al discurso cierto rasgo de inverosimilitud, puesto que la Iglesia Católica no es propensa a lo mediático. 
Hay algunos atisbos de lo que será su línea de gobierno. Menem no quiere ser el jefe de un movimiento, sino de todos los argentinos y para gobernar recurrirá a hombres de variadas extracciones. No quiere ajustarse a una doctrina: los tiempos requieren pragmatismo. La magnitud de la crisis crea la ocasión para soluciones novedosas, que supondrán, en algunos casos, cirugía mayor. Fuera de esas referencias, que cobrarán sentido luego, es decir estamos pensando en las privatizaciones de las empresas del estado, el discurso conserva el tono de la campaña electoral, con propuestas que remiten a la tradición peronista, como el salariazo y la revolución productiva. 

. y hay hombres a quienes nada puede salvar de la muerte, 
porque se ha modificado la atmósfera en que se habían desenvuelto

Gloria Álvarez y los peligros del populismo

Por: Jessica Sarmiento

 

Gloria Álvarez obtuvo fama mundial tras revolucionar las redes sociales con su exposición en 2014 en el Parlamento  Iberoamericano de la Juventud.

En aquella ocasión se había referido a los peligros del populismo para las instituciones democráticas y como éste las destruye en América Latina. "El populismo busca desmantelar las instituciones, para luego reescribir Constituciones y acomodarlas a los antojos de los líderes corruptos que tenemos en Latinoamérica", sostuvo la directora y vocera del Movimiento Cívico Nacional guatemalteco.

 

            En el discurso de Gloria Álvarez hace una fuerte denuncia hacia los gobiernos corruptos. Lo que más llama la atención de este discurso es que usa conceptos fáciles de entender para el que lo escuche y eso es muy importante, y si utiliza una palabra o concepto desconocido lo explica usando una paráfrasis o citando a algún autor. La crudeza y la forma tan directa en la que acusa a los corruptos es lo que más dio fama a este discurso. Ella hace referencia a que la culpa de todos los males que viven en los países pobres, específicamente los de Latinoamérica, es que el populismo es usado en todos los regímenes sea cual sea el país. Es lo que ocasiona tanta pobreza y desigualdad, porque se benefician solo los que tienen poder y perjudican a los de abajo. También refiere a la república es una de las mejores formas de gobernar ya que es un poco más equitativa. Sugiere desmantelar o erradicar el populismo a través de la tecnología y mas objetivamente a través de las redes sociales, y explica que los cambios que surgen en los países a través de la tecnología no van acompañados de la educación necesaria y es  a través de ellas que se llega más fácil a las personas.

La manera tan convincente en la que habla hace que las personas aunque no estén de acuerdo terminen de su lado, porque más que la forma en la que usa el lenguaje es que lo que dice es la realidad y como ya había mencionado algunas personas creen lo que les conviene y otras creen en lo que saben que es verdad porque lo ven todos los días. Ella utiliza muy bien los argumentos a su favor y hay algo en su manera de hablar que convence al que la escuche.

Los 10 mejores discursos políticos según la revista TIME

 

1. Sócrates. La apología.

De todos sus discursos, el que le aseguró un lugar en la Historia es el que hoy conocemos como la Apología de Sócrates, y que pronunció en el año 339 a. C. ante el tribunal ateniense que le acusaba de corromper a la juventud y de despreciar a los dioses del Estado. La versión que tenemos del mismo es la que escribió su discípulo Platón; no hay motivo para creer que no recoja fielmente las enseñanzas del maestro, pero también, con toda probabilidad, contenga no pocas ideas añadidas por el alumno.

 

“De las muchas mentiras que han urdido, una me causó especial extrañeza, aquella en la que decían que teníais que estar precavidos de ser engañados por mí porque, dicen ellos, soy hábil para hablar”.

 

2. Patrick Henry. Give me liberty or give me death.

 

En 1775, ante la Convención de Virginia reunida para tomar la decisión de levantar tropas contra los británicos, Patrick Henry levantó su voz. Su discurso ejerció tal impacto entre los asistentes– entre los que se encontraban dos futuros presidentes Thomas Jefferson y George Washington- que los virginianos decidieron de forma casi unánime que había llegado el momento de alzarse en armas.

 

"Dadme libertad o dadme la muerte"

 

3. Frederick Douglass. La hipocresía de la esclavitud americana.

 

En 1852 fue invitado a hablar en su ciudad adoptiva de Rochester (Nueva York) un 5 de julio, el día siguiente a la fiesta nacional de Estados Unidos y aprovechó la ocasión para contar todo lo que quería decir sobre el tema de la esclavitud, en un discurso que posteriormente sería recordado con el título “¿Qué es el 4 de julio para un esclavo?”.

 

“América falsea su pasado, es falsa con el presente, y está atada solemnemente a ser falsa en el futuro”

 

4. Abraham Lincoln

El Discurso de Gettysburg es el más famoso de todos los que Lincoln dio a lo largo de su vida. Lo pronunció en la Dedicatoria del Cementerio Nacional de los Soldados en la ciudad de Gettysburg (Pensilvania) el 19 de noviembre de 1863. La conmemoración de una de las batallas más sangrientas de la Guerra Civil americana se convirtió para él en la gran oportunidad para recordar a su pueblo “por qué luchamos”.

 

 

5. Susan B. Anthony. El derecho de la mujer al sufragio

Más que un texto de su propia creación, el argumento básico que utilizaba Susan Anthony en sus discursos era la lectura literal de la construcción americana en la Declaración de Independencia; luego, contraponía ese texto con la realidad que le impedía a ella misma votar, logrando un efecto inmediato en las audiencias a las que se dirigía. A esto se añadía que, frente al tono exaltado y hasta histérico que los opositores al voto femenino utilizaban en sus arengas, el tono de Susan Anthony era siempre calmado y sencillo.

 

“Fuimos nosotros, el pueblo. No “Nosotros, los hombres blancos”, sino nosotros , todos nosotros, los que hicimos la Unión.

 

 

6. Winston Churchill. Sangre, esfuerzo, lagrimas y sudor.

Churchill pronunció tres discursos públicos durante el período de la Batalla de Francia. Éste discurso y los dos siguientes, del 4 de junio ("lucharemos en las playas") y del 18 de junio (“esta fue su obra más gloriosa“), tuvieron una extraordinaria influencia en la opinión pública británica, preparándola para enfrentarse a una guerra dura y prolongada, y que, a diferencia de lo ocurrido durante la Primera Guerra Mundial, previsiblemente afectaría también al territorio de la isla, como se confirmó desde julio de ese mismo año de 1940 con los enfrentamientos aéreos de la Batalla de Inglaterra y los bombardeos masivos, que se mantuvieron hasta el final de la guerra (1945).

 

“No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”

 

 

7. John F. Kennedy

 

“No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país.”

 

8. Martin Luther King. Yo tengo un sueño.

 

El impacto del discurso del doctor King muestra que el poder está en las personas, en su círculo; no en las redes, que son la herramienta. Cuando se crea una atracción, una causa o una buena razón, las personas se movilizan, con o sin redes sociales. Porque no hay nada más poderoso que la palabra transmitida de persona a persona, sea cual sea el camino que elija, cuando se busca un cambio.

 

“Sueño que mis cuatro hijos, vivirán un día en una nación donde serán juzgados, no por el color de su piel sino por su carácter”.

 

9. Lyndon B. Johonson. La promesa americana.

 

El 15 de marzo de 1965, Johnson habló ante una sesión conjunta del Congreso para promover su Acta de Derecho al Voto. Sólo una semana antes, la población de Selma, Alabama, había sido el escenario de violentos conflictos raciales que produjeron varias muertes. La intención de Johnson fue eliminar con su Acta todas las restricciones al voto que aún subsistían en varios estados del Sur, pensadas para impedir el acceso a las urnas de los negros y de otras minorías.

 

10. Ronald Reagan. Discurso en Brandemburgo

 

El 12 de junio de 1987, Reagan dio un discurso en la Puerta de Brandeburgo, símbolo de la separación entre el Este y el Oeste y puerta simbólica en el Muro de Berlín. Durante el mismo, le pidió a Mijail Gorbachov que derribase el muro. Hasta sus propios asesores se sorprendieron de la petición. El 18 de mayo anterior había tenido una reunión con su equipo de redactores y dijo sobre el borrador: “creo que es un boceto bueno, sólido”. Su jefe de gabinete, Howard Baker, protestó, diciendo que sonaba “extremista” e “impropio de un presidente”, y el Consejero de Seguridad Nacional Colin Powell estuvo de acuerdo. Sin embargo, a Reagan le gustó el párrafo, y dijo: “creo que vamos a dejarlo”.

 

"Turn down this wall"